Hablan los protagonistas de la obra Romeo y Julián

 Estará en cartelera del 18 de agosto al 9 de septiembre en el teatro Camilo Henríquez

“Estamos realmente muy ansiosos por subirnos al escenario”, aseguran los protagonistas de Romeo y Julián. Y aunque Nicolás Rojas y Francisco Dañobeitía tienen considerable experiencia en producciones televisivas, para ellos este proyecto es especial.

Nicolás Rojas nunca antes había hecho teatro profesionalmente. Aunque fue protagonista de la serie Zamudio de TVN- que retrató la historia de Daniel Zamudio, asesinado el 2012 tras una golpiza homofóbica-, este debut teatral para él es un hito importante. Sobre todo porque tendrá la responsabilidad de interpretar a Romeo.

Francisco Dañobeitía ya ha trabajado en esto antes. Además de teatro, ha participado en teleseries como Papá a la Deriva y se encuentra grabando la próxima producción de TVN, Wena Profe. En la obra dirigida por Carlo Urra, encarnará a Julián, el joven adolescente que se enamora de Romeo en el colegio Verona. Confiesa estar emocionado porque por primera vez se subirá a las tablas del teatro Camilo Henríquez. “Acá se huele la historia. Es un lugar increíble”, dice.

 

 

¿Qué tiene la obra de la original Romeo y Julieta?

Nicolás: Existe la rivalidad entre familias. Romeo y Julián son de familias distintas y terminan amándose. Hay un arco dramático muy parecido a la original.

Francisco: Está basada en la obra. Tiene hitos muy similares. Verona, que es la ciudad donde acontece todo en Romeo y Julieta, se lleva a un colegio. De hecho el colegio se llama Verona. Por lo mismo todo lo que pasa ahí agarra mucha fuerza; son niños enfrentados porque forman parte de distintas familias: los Maulén y los Rodríguez.

 

¿Cómo la definen?

N: Es una puesta en escena de Romeo y Julieta homosexual, versión contemporánea.

F: Una tragedia romántica moderna. Lo que fue el teatro clásico, isabelino, pero llevado a la actualidad.

N: Claro. Mantiene cosas de lo clásico, pero hay ciertos cambios que se adaptan al día de hoy, como por ejemplo al tipo de violencia que vivimos.

F: El amor también es importante. Se aborda de manera amplia. Hay varias historias de amor que se entrelazan, pero todas comparten lo mismo: las barreras de clase, sociales, que van impidiendo que el amor pueda desenvolverse de forma natural, limpia, y se ve siempre ensuciado por esta masa de obstáculos.

N: Lo más bonito de Romeo y Julián es que se conocen y ya se saben amados, desde el primer momento. Y es un amor fulminante. Eso hace que no tengan miedo a la familia, ni a la muerte. Ellos solo quieren amar al otro.

 

¿Cómo llegan a esta obra? ¿Qué impresión tuvieron al conocerla?  

F: El proyecto inicial tenía a otro actor para ser Julián, pero por problemas de tiempo no pudo participar. Ahí me llaman a mí. No sé realmente quién fue el que me recomendó…

N: Fui yo.

Pancho: ¡Fuiste tú! (Se ríe). Entonces ahí Carlo empezó a buscar mi trabajo y me llamó. Cuando vi de qué trataba la obra me encantó. Yo había actuado en una obra de Romeo y Julieta, pero siento que este trabajo llevó un poco más allá la temática, a un nuevo nivel. Ha sido increíble la experiencia.

Nico: Yo conozco a Carlo hace cuatro años. Estuve siempre muy de cerca del proyecto. Leí varias veces la obra. Él lleva mucho tiempo escribiendo esto. Tenía algunos actores pensados para ciertos papeles que iba creando y escribía para ellos. En su mente siempre fui Romeo.

 

¿Qué es lo que más les gusta de la temática que trata, del guion y su mensaje?

N: Habla mucho de las emociones. Los personajes sienten mucho. El público sentirá alegría, rabia, injusticia, miedo, dolor, pena. Los actores vamos haciendo un recorrido muy intenso por las emociones. Creo que el público busca eso en las obras de teatro, que le pasen cosas y salir de la sala de forma distinta.

¿Qué aporta esta obra al panorama actual del teatro chileno?

N: Carlo tiene puesto el ojo en que hablemos de la diversidad, en que nos respetemos por ser distintos. Quiere que la violencia que existe en los colegios desaparezca. Es un alegato a eso.

F: Lo bonito de esta obra es que busca llegar a un público más general. No es para artistas. Cualquier persona puede conectar. El director ha trabajado mucho en que pueda llegar a todo público. Las carteleras de teatro a veces están hechas para actores y artistas. Ésta no.

N: es un texto muy simple, que lo puede entender un joven de catorce años hasta un padre de cincuenta. Es simple pero a la vez muy profundo. Lo que Carlo intenta hacer es que el público no piensa tanto, sino que sienta cosas.

 

Y todo en un espacio muy íntimo. ¿Qué les parece el teatro Camilo Henríquez?

N: es una sala muy cómoda, súper aptar para la obra. Tiene un segundo piso que es clásico. Es muy acorde que se haya montado aquí: un lugar con mucha historia.

F: Aquí se huele la historia. A mí me encanta. Es increíble. Tiene una acústica maravillosa. Eso nos permite darle intimidad y a la vez potencia. El teatro está tan bien hecho que es como un marco. La gente se sienta y ve como un cuadro.

 

 

 

La obra estará en cartelera desde 18 de agosto hasta el 9 de septiembre. Precios: $6.000 entrada general, $4.000 estudiantes y tercera edad.

 

Deja un comentario