Inicio Teatro Camilo Henríquez Historia del Teatro

Historia del Teatro

100
0
Compartir

El Círculo de Periodistas de Santiago es una de las instituciones gremiales más antiguas de Chile. Fue fundado el 25 de agosto de 1907, cuando una veintena de reporteros y redactores de diarios y revistas de la época decidieron organizarse en torno a intereses comunes en lo que era una singular actividad intelectual emergente, la de periodista. Una institución que logró sobrevivir al paso de las décadas, incluyendo una etapa en que cayó en total inactividad y debió ser refundada.

A fines de los años 40, una generación encabezada por Juan Emilio Pacull refunda el Círculo de Periodistas con el objetivo preciso de hacer realidad la aspiración del gremio: convertir la labor de los periodistas en una profesión de  rango universitario.

Esto se logra en 1953 cuando empieza a funcionar la primera carrera de Periodismo del país en la Universidad de Chile, a lo que siguió la creación del Colegio de Periodistas de Chile, en 1956.

Uno de los logros gremiales del Círculo fue la construcción, a comienzos de los años 50, del edificio ubicado en la calle Hermanos Amunátegui 31. Un edificio de 8 pisos, en el primero de los cuales se construye el Teatro Camilo Henríquez, financiado con aportes de distintas instituciones comerciales, bancarias y periodísticas, además de la contribución individual de varios socios, entre ellos Max Nolf, gerente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos (Asimet). El Círculo, para continuar con el proyecto,  a fines de 1954, solicitó a la Caja de Empleados Públicos y Periodistas, la suma de $ 5.000.000 .A su inauguración asistieron el Presidente Carlos Ibáñez del Campo y el Cardenal José María Caro, entre otras autoridades.

En la actualidad el Círculo de Periodistas, una corporación de derecho privado sin fines de lucro, aporta beneficios sociales  a sus socios activos e inactivos a través de distintas acciones. Al mismo tiempo entrega bienestar y alegría a la sociedad, en general, a través de diferentes expresiones artísticas.

Hay que destacar que, en la actualidad, en este edificio de Amunátegui 31 se encuentran ubicados, además del Círculo, los Consejos Nacional y Metropolitano del Colegio de Periodistas, el Círculo de Periodistas Deportivos, la Unión de Reporteros Gráficos y Camarógrafos y la Asociación de Periodistas Jubilados .

 Logo2

En las décadas de los años 50 y 60 gran parte de la actividad teatral se concentró en los teatros universitarios, que le dieron el carácter profesional que hoy tiene. De ellos surgieron directores, actrices, actores, escenógrafos, vestuaristas y sonidistas. En sus escenarios acogieron obras de dramaturgos como Isidora Aguirre, María Asunción Requena, Luis Alberto Heiremans, Antonio Acevedo Hernández y Alejandro Sieveking, entre otros.

El Teatro Experimental de la Universidad de Chile se instaló en la sala Antonio Varas, a un costado del Palacio de La Moneda. El Teatro de Ensayo de la Universidad Católica presento una propuesta de arriendo al Círculo de Periodistas, que fue aprobada en la Asamblea General de Socios el 24 de octubre de 1956, quedándose hasta 1974  en el Teatro Camilo Henríquez.

Es así como recién  inaugurado se inicia la presentación de numerosas obras de la dramaturgia nacional, para lo cual el Teatro de Ensayo de la Universidad Católica ,TEUC, integra a sus elencos actores y actrices que vienen de los grupos teatrales independientes, tales como Anita González, Elena Moreno, Justo Ugarte y Mario Montilles, que formarán parte de la primera Pérgola de las Flores.

Entre 1956 y 1974  el TEUC estrenó 38 obras , empezando con “El Tiempo y los Conway” de John Priestley, dirigida por Hernán Letelier con la actuación de Ana Mirlo y Silvia Infantas, entre otras figuras.

El tiempo

Siguieron obras como “La Casamentera” (1956), “Pueblecito” (1956) de Armando Moock, “Comedia para asesinos” (1957) de Camilo Pérez de Arce, “Entre gallos y medianoche” de Carlos Cariola, en 1957, “Esta señorita Trini”, de Luis Alberto Heiremans ( 1958), “Deja que los perros ladren” (1959) de Sergio Vodanovic,

Perros

 “Una luz en la lluvia” (1959) de Roberto Sarah, “Juegos silenciosos” (1959), de Gabriela Roepeke, “Es de contarlo y no creerlo” (1959) de Luis A. Heiremans,  “El dialogo de las carmelitas” (1959),  dirigida por Eugenio Dittborn, “Versos de ciego” (1961) de Luis A. Heiremans, “Dionisio” de Alejandro Sieveking en 1962, “El árbol viejo”(1963) de Antonio Acevedo Hernández , “Wurtlizer” (1964) de Juan Guzmán Améstica , “Tengo ganas de dejarme barba” (1964) de David Benavente, “El tony chico”(1965) de Luis Alberto Heiremans , “Casimiro Vico,primer actor” (1965) de Armando Moock,“La niña en la palomera” de Fernando Cuadra en 1967, “Topografía de un desnudo” (1967) de Jorge Díaz , “Peligro a 50 metros”(1968) de Alejandro Sieveking y José Pineda, “Nos tomamos la universidad” ( 1969) de Sergio Vodanovic, “Todas las colorinas tienen pecas”, basada en la obra gruesa de Nicanor Parra, una creación colectiva de Taller de Experimentación Teatral que fue liderado por Fernando Colina, “Paraíso para uno” (1971) de Alfonso Alcalde, “Alzame en tus brazos” (1973) de Armando Moock, “Croniteatro” (1973) de Fernando Cuadra, “Almas perdidas” (1973) de Antonio Acevedo Hernández, “La familia de Marta Mardones “ (1976), dirigida por Pedro Mortheiru y “Eqqus” (1977) dirigido por Eugenio Guzmán con el debut de Alfredo Castro.

Antigona

En esta temporada debutaron muchos actores ,tales como Héctor Noguera, Liliana Ross, Alfredo Castro, Jaime Azócar y Ana Reeves, quienes lo hicieron en  “Antígona” ( 1969) bajo la dirección de Víctor Jara, donde también actuaron Jaime Vadell, Raúl Osorio , Violeta Vidaurre y Gloria Lazo, entre otros.

Pero, sin duda, el estreno más importante fue La Pérgola de las Flores, de Isidora Aguirre y Francisco Flores del Campo, bajo la dirección de Eugenio Guzmán, el 9 de abril de 1960, con la participación de Carmen Barros, Silvia Piñeiro, Justo Ugarte , Ana González y Elena Moreno, entre otros y que contó con la presencia del Presidente Jorge Alessandri Rodríguez. El pre estreno estuvo dedicado a las propias floristas, iniciándose un fenómeno teatral hito en la historia de la dramaturgia chilena.

 perg0

También estuvieron en esta sala, el Teatro de la Universidad de Concepción que en 1959 presentó “Población esperanza”, el Teknos de la Universidad Técnica del Estado, hoy Usach, que estrenó “Las bodas de Fígaro” en 1974; la compañía Le Signe con la obra “El gran baile” (1974) dirigido por Eduardo Barril, con la actuación de Ramón Farías, el Teatro Imagen de Gustavo Meza, presentó “Tejado de vidrio” (1981), dirigido por Jaime Vadell y un elenco integrado por Cristián Campos, Claudia Di Girolamo, Cristián García Huidobro y Mauricio Pesutic,   y la compañía El Telón en 1982 con la obra “El toro por las astas”, dirigida por Alejandro Castillo. En 1984 Marco Antonio de la Parra estrena “La secreta obscenidad de cada día” junto a León Cohen.

Finalmente se instaló el Teatro Itinerante de  Ministerio de Educación, dirigido por Fernando González.

 ENTORNO

El Teatro Camilo Henríquez está ubicado a pasos de la Alameda Bernardo O’Higgins, en pleno  Centro Cívico-Histórico de la capital. Tiene  gran conectividad vial, lo más cercano es  el Metro Moneda, y acceso a todos los servicios públicos que están en su manzana .

A un paso del Palacio de la Moneda, del Centro Cultural, de la Torre de Entel, uno de los primeros hitos de modernidad de la capital,  y de  edificios como el Ministerio de Educación,Ministerio de Hacienda, la Tesorería General de la República, el recién construido Edificio Bicentenario, la Casa Central de la Universidad de Chile y el edificio del Metro, en Alameda con Lord Cochrane.

Informaciones:

Amunátegui 31, Tercer piso.

Teléfono: 226716032

Deja un comentario