Histórica jornada inaugural de Santiago a Mil se vivió en teatro Camilo Henríquez

En el teatro del Círculo de Periodistas se inició la celebración de los 25 años del reconocido festival.

 

“La invitación es que el público se vuelva a relacionar con los actores y creadores del teatro; que los esperen, los toquen, les pidan fotos. Queremos recuperar antiguas tradiciones”. Esas fueron las palabras de Paulina Urrutia, directora artística del teatro Camilo Henríquez, para explicar el espíritu que tendrá el aniversario 25 del festival Santiago a Mil, inaugurado el 3 de enero pasado en las dependencias del Círculo de Periodistas y que se extenderá hasta el 21 de enero.

La cita fue a las 11:00 horas y comenzó con un dinámico recorrido por las dependencias del teatro dirigido por Urrutia. La caminata, junto al público y la prensa, comenzó en la sala principal, pasó por los camarines, la Taberna y terminó en el hall de Amunátegui 31.

Ahí la actriz junto a Carmen Romero, directora de Santiago a Mil, brindaron una conferencia de prensa a canalas de televisión, radios y sitios web que llegaron en masa a cubrir el evento. “En este día que se están abriendo teatros de Arica a Punta Arenas, queremos que el público pueda acceder, mirar, apuntar, entender por qué hacemos esto que hacemos. Descubrir las pequeñas cosas, los secretos”, aseguró Romero.

Mientras ambas hablaban, a sus espaldas lucía imponente la exposición fotográfica de Juan Francisco Somalo, que en la década del 80′ y 90′ se dedicó a retratar a varias compañías teatrales. Para esta ocasión se expuso el material gráfico de la compañía La Memoria- fundamental en el nacimiento del festival-, dirigida por el homenajeado de esta versión: Alfredo Castro.

Fue el mismo actor quien estuvo a cargo de la siguiente actividad de la jornada inaugural, regalando, pasado el medio día, una clase magistral titulada “Lo crudo/ La piel/ Lo Cruel: la invención del tercer cuerpo”. Castro apareció en el escenario del Camilo Henríquez, que lucía absolutamente repleto, con tres prendas de las obras más importantes realizadas en su época de La Memoria. Virtualmente emocionado- a ratos con lágrimas en los ojos-, reveló sus definiciones más profundas como actor. Al finalizar, el público brindó un aplauso cerrado que se extendió por casi dos minutos.

Así terminó la primera jornada de Santiago a Mil, que brindará cuatro obras en nuestro teatro, con trece funciones en total.

Para más información puedes visitar la página de festival. 

 

*Foto agencia AtonChile

Deja un comentario