Recuerdo de una Huelga de Hambre en 1990

Los Derechos Humanos, nunca fueron ni han sido prioridad de los Gobiernos de la Concertación, ni de la derecha y ahora de la Nueva Mayoría.

Los funcionarios y trabajadores que estuvieron en la Unidad Popular, con el compañero Salvador Allende; hasta el 11 de septiembre; perdieron su trabajo, fueron torturados, desaparecidos y exiliados, huyendo de las atrocidades de la dictadura a otros países con su familia y sus hijos pequeños, hoy profesionales, que ayudan a sus padres, porque la pensión miserable de ellos no les alcanza.

Lo más triste de esto, muchos fallecen fuera de su patria. La Patria en que ellos lucharon por mejorar la salud, la Educación y el Estado de Derecho de todo ser humano.

Sé cómo se sienten estos exonerados políticos que hicieron una huelga de hambre, con sus cabelleras blancas y su rostro marcado por el sufrimiento de tantos años de postergación.

En 1990, participamos un grupo de 70 exonerados en una huelga de hambre en la Comisión Chilena de Derechos Humanos, y a petición de los huelguistas, participe en el Congreso Nacional de Periodistas en la ciudad de la Serena: donde asistió, el ex presidente Patricio Aylwin.

En mi intervención, mostré fotografías de los huelguistas que causaron un impacto mundial; y, en forma unánime los delegados del congreso me nombran presidente de los Periodistas Exonerados Políticos.

Dos meses después, nos recibe el Ministro René Cortázar. – Hasta ahora-; la solución nuestra ha sido de una pensión inhumana. Y no a la fecha de su dictación.

Otra aberración jurídica, es la presentada por la Ley N° 19.234, dictada en agosto y publicada en septiembre de 1990 en el Diario Oficial, cuya vigencia real comienza recién el 10 de marzo de 1993.

Demoran en aplicar esta Ley que establecía el cargo, sueldo, función equivalente, que el exonerado tenía a la fecha del término forzado de función en la administración pública o autónoma de los trabajadores en 1991 y 1992, hasta marzo del 93.

Y cuando comenzaron a percibirla vieron que no fueron respetados la antigüedad, asignación de títulos, bienios, trienios, porcentaje de aumento en cargos de responsabilidad y otros similares.

Otros de los abusos de la dictadura que no pagaron los 4 años de imposiciones y el familiar a los trabajadores del PEM y el POJH. Programa de la Municipalidad y el Gobierno.

Los Gobiernos de La Concertación y La Nueva Mayoría, después de 1990; están en deuda con los exonerados políticos, detenidos, torturados y desaparecidos… y esto sigue con las nuevas promesas de este Gobierno de no dar solución definitiva a estos verdaderos Exonerados Políticos…LA FUERZA, ES LA UNIDAD DE TODOS.

Luis Arnez Montiel.

Presidente de los Periodistas Exonerado Políticos

Deja un comentario