Al Tabo los pasajes

03
Dic

Las Villa Camilo Henríquez del Círculo de Periodistas de Santiago ya se encuentra en pleno funcionamiento, cumpliendo estrictamente con todas las medidas establecidas por la autoridad sanitaria para seguridad de las y los veraneantes.

Tras largos meses de confinamiento, sentir y respirar la brisa marina parece la mejor medicina para cualquiera. Ubicada en un lugar privilegiado; rodeada de naturaleza, a solo dos cuadras del centro, la feria artesanal y la playa. Nuestra Villa se transforma en una excelente alternativa para quienes deseen disfrutar en familia.

El recinto cuenta con cabañas dormitorio y cabañas equipadas, según lo que desee el visitante. Además de un restaurante en cuya carta incluye platos locales como el ceviche, chupe de jaibas y pescado frito.

El terreno del recinto fue emparejado y las cabañas permiten no estar aglomerados. Al momento del registro se entrega un instructivo a las familias con protocolos sanitarios. Entre ellos; el uso de mascarilla al movilizarse por el recinto, y mantener la distancia de al menos un metro con otros al interior del lugar.

La tranquilidad que otorga estando tan cerca del centro lo hace un espacio ideal para quienes disfrutan la tranquilidad de la costa en familia. Este increíble lugar cuenta con valores preferenciales para nuestras y nuestros asociados (reeservas con Ana María Bernal, anamaria_circulo@hotmail.com):

• Cabañas de 4 personas $20.000
• Cabañas sin equipamiento de cocina 6 personas $24.000
• Cabañas equipadas $ 32.000

¿Qué novedades tiene la Villa Camilo Henríquez?

Nosotros ya estamos atendiendo las cabañas bajo todas las medidas, bajo todos los protocolos de la Seremi así que no hay problemas en asistir. Básicamente, porque las cabañas tienen un espacio bien considerable. Además de los protocolos internos que se les manifiesta a los pasajeros para tener la seguridad que amerita.

¿Qué tipo de veraneantes recibe la Villa?

Por lo general nos visitan familias, ese es nuestro público objetivo. Familias de hasta 6 personas por cabaña. Privilegiamos que la gente venga a descansar, pasarlo bien pero no en modo fiesta y ruido toda la noche. Resguardamos que sea muy placentero y que tengan un buen descanso.

¿Cuál es el plato preferido de los turistas en el restaurante?

Hasta el año pasado no teníamos el ceviche fijo en la carta, ahora sí y ha tenido mucha aceptación. Lo otro que tenemos y que gusta mucho es el chupe de jaiba y el pescado frito.

¿Cuáles son los atractivos que tiene cerca? ¿Qué es lo que más destacaría del entorno de la Villa?

Estamos ubicados en pleno centro. Como atracción para los niños, están los juegos Mampato. A dos cuadras está el paseo y feria artesanal. Además está toda la naturaleza que nos rodea, y, por supuesto la playa. Porque El Tabo es un pueblo, no un centro turístico como El Quisco, ese es su atractivo, la combinación campo- mar.

¿Qué le diría a las y los veraneantes para invitarlos a la Villa Camilo Henríquez?

Es un bellísimo lugar, muy atractivo. A los niños les gusta este lugar, sobre todo por el bosque les llama mucho la atención. Es central y cómodo. Tenemos un restaurant con personas amables, porque quienes trabajamos acá la mayoría somos familia, además de estudiantes de la Usach, donde estudia mi hijo.

Deja un comentario