La mujer en el periodismo

16
Mar

Por Nancy Guzmán

Los que están en el poder dictan las reglas. Entonces, quienes no gozan de él se ven forzados a romperlas. Eso hicieron grandes mujeres forzadas a romper las reglas en las salas de redacción para transformar desde ahí su compromiso con la sociedad: enriquecer el debate público e informar.

En el Siglo XIX hubo grandes pioneras que intentaron romper los rígidos marcos morales y sociales a través de pequeñas revistas, que no pasaban de ser pocos números escritos, diseñados e impresos por obreras que sabían leer y escribir, algo poco generalizado entre las mujeres de la época.

En el siglo XX las mujeres incursionan en el periodismo activo con  publicaciones que llaman a la emancipación femenina, a la igualdad jurídica y política, al derecho a voto, a la igualdad paritaria en el trabajo y mejorar las condiciones materiales de la mujer. Relevante será el boletín La Mujer Nueva(1935-1941), órgano de comunicación del Movimiento Proemancipación de las Mujeres de Chile, MEMCH. 

La Segunda Guerra Mundial abre una grieta por donde la mujer se introduce al trabajo, el periodismo no se queda atrás. Las primeras mujeres periodistas que salieron del espacio privado a las redacciones de grandes medios fueron consideradas excéntricas, cuando no tildadas de libertinas al abandonar el espacio asignado por la cultura dominante e introducirse en el espacio propio de los hombres.   

Han pasado décadas desde que Lenka Franulic (1908-1961) rompiera las mesas de redacción para  hacerse respetar como periodista. No le fue fácil. Inicialmente fue  contratada por Revista Hoy como traductora de algunos textos. Se trasladó a Ercilla a realizar las mismas funciones. Ahí insistió en que su mayor destreza  estaba  en la redacción. Su primera entrada al periodismo fue con una entrevista al escritor Mariano Latorre, dejando en su impronta un estilo periodístico sutilmente incisivo, humano, cambiando los anquilosados estilos que hasta entonces dominaban las páginas de los medios. Su esfuerzo por ir más allá de la sala de redacción la llevó a trabajar por crear una organización solidaria que aunara a los periodistas, creando junto a Orlando Cabrera, el Círculo de Periodistas. 

Lenka Franulic no solo abrió las puertas a que las mujeres ingresaran a las salas de redacción; ella impregnó un particular estilo de redacción, acercándolas a la política y al pensamiento mundial con entrevistas a Fidel Castro, Simone de Beauvoir o Juan Domingo Perón. 

En los años 50 surgen revistas “femeninas” que replican el estilo del siglo XIX, reduciendo la pauta a la moda y el hogar. La mujer quedaba fuera del espacio público, solo era un factor decorativo.

Tuvieron que llegar los 60 para que Delia Vergara irrumpiera con la Revista Paula,   dirigida por mujeres para mujeres. Una que no tuviera como fin casarse y procrear, sino ser parte de la vida pública, aportar a su sociedad y disfrutar de los placeres destinados al mundo masculino. Se hablaba de derechos reproductivos, contrariando a la conservadora iglesia Católica y a la derecha política. Sus páginas fueron un aguijón al machismo imperante, no era bueno mujeres pensantes, que decidieran su sexualidad, su cuerpo y su manera de pensarse en la sociedad. Era un peligro político.

Durante la Unidad Popular, decenas de periodistas pasaron por las páginas de revistas, diarios y radios aportando al proceso político más interesante del siglo XX. En cada uno de esos medios dejaron la impronta sobre la responsabilidad social del periodismo y de las periodistas. Posteriormente, muchas fueron detenidas y torturadas. Aún así, continuaron cumpliendo funciones periodísticas en el exilio, la clandestinidad o en las revistas, radios o diarios opositores. Otras murieron o desaparecieron enfrentando el genocidio.

A pesar de la importancia y el aporte a las transformaciones político-sociales que ha tenido la mujer en el periodismo nacional, solo ocho mujeres han recibido el Premio Nacional de Periodismo. 

Un saludo a todas las periodistas que día a día luchan por entregar información veraz. Y un recuerdo cálido a esas periodistas que entregaron todo por la libertad. Recordemos siempre que “la verdadera emancipación no surgirá de las urnas ni de los juzgados. Surgirá del alma de la mujer” (Emma Goldman).

|Portada

Deja un comentario