Las tejedoras de la palabra

08
Mar
  • Aún falta para que la paridad de género llegue a los medios de comunicación en México.

Por Nora Sandoval *

Cuando me incorporé al mercado laboral luego de haber terminado mi licenciatura en Ciencias de la Comunicación, conocí a una ex reportera de “sociales”, una mujer que cubrió bautizos, bodas, fiestas de 15 años y demás eventos en los que se congregaba la gente con poder económico.

Hoy, afortunadamente, esa sección de los diarios prácticamente ha desaparecido en México; quizá dos diarios en la capital del país siguen publicando una vez por semana un suplemento con información de ese tipo. Y las periodistas ya no están asignadas a “cubrir” frivolidades. Actualmente ellas están presentes en todos los medios de comunicación y en todas las áreas del periodismo: ya sea como reporteras, fotógrafas, redactoras, jefas de Redacción o de Información e incluso dirigiendo diarios (aunque hay que reconocer que en esto último se cuentan con los dedos de una mano y sobran).

Las mujeres están también presentes en las áreas de Comunicación Social de las dependencias federales ocupando no sólo plazas de baja estructura, sino en áreas directivas.

En México, la irrupción femenina en los medios de comunicación data de finales del siglo pasado. Si a finales de la década de los setenta eran contadas las mujeres que trabajaban en diarios, revistas, radio y televisión como reporteras o articulistas, hoy su presencia es significativamente más importante. Las tejedoras de la palabra cubren notas de prácticamente todos los temas: políticos, económicos, seguridad, policiacos, religiosos, educativos, etcétera.

De acuerdo con un estudio de Comunicación e Información de la Mujer AC (CIMAC), una agrupación civil mexicana especializada en investigaciones con perspectiva de género, en el año 2000 las reporteras escribían el 30% de las notas publicadas en diarios, frente a 42% de los hombres. El 90% de lo escrito por ellas tenía como protagonistas a hombres. Por sección, las periodistas se concentraban mayoritariamente en hacer notas de la sección política, seguidas de notas para la sección internacional y, en tercer lugar, notas de la Ciudad de México. El cuarto lugar correspondía a la sección de Espectáculos, seguida por Deportes y, luego, Cultura. La sección Económica era en la que menos escribían.

En 2021, las cifras han cambiado. La presencia femenina en los medios de comunicación ha crecido notablemente. Sin embargo, ello no ha significado un cambio fundamental en el contenido y enfoque de la información que se transmite, lo cual no ha impedido que las mujeres hayan optado por tácticas alternativas para participar de manera activa dentro y desde los medios de comunicación, como la creación de medios de comunicación alternativos de mujeres, en donde las nuevas tecnologías de información juegan un papel relevante. Tenemos en México casos de portales encabezados por mujeres, como Pie de Página o Periodistas de a pie.

Los espacios generados por esos medios alternativos han permitido visibilizar la realidad de las mujeres, evidenciar sus necesidades y también abordar temas como las víctimas de la llamada “guerra” contra el narcotráfico en tiempos de la Presidencia de Felipe Calderón.

Al hacer un balance de los avances en torno a la equidad de género en los medios de comunicación, vemos que todavía son pocas las mujeres periodistas que ocupan puestos de toma de decisiones o de dirección dentro de los medios, al menos en México.

Casos como el del periódico La Jornada, dirigido por Carmen Lira, son la excepción. Sin embargo, falta mucho camino por recorrer para que las mujeres ocupen puestos de mando. El techo de cristal también existe en los medios de comunicación y en las oficinas de Comunicación Social. Las razones que comúnmente les impiden alcanzar o mantenerse en los puestos de poder, se encuentran asociadas a su condición de género: ser madres o esposas.

Una situación que persiste es la marginación femenina en algunas áreas de trabajo que son consideradas “masculinas”. En el caso de México, todavía se puede constatar que en muchas de las áreas técnicas —operación, iluminación, musicalización, edición, fotografía— prevalece la contratación de hombres.

Los espacios que han ganado las mujeres son como conductoras de programas noticiosos, como articulistas o columnistas de temas políticos y económicos, como jefas de Redacción o Información y como reporteras, cubriendo notas de interés nacional. Las mujeres son hoy líderes de opinión. Destacan en México los casos de Carmen Aristegui, conductora de un noticiero radiofónico con gran peso; o Denise Maerker, que conduce el principal noticiero de Televisa.

Hay que señalar que la incorporación de las mujeres a medios informativos y espacios noticiosos ha favorecido en algunos casos el cambio en la manera de acercarse a los hechos y de enfocar las noticias: temas como derechos humanos, salud y medio ambiente reciben ya un tratamiento más incluyente, haciendo visible las implicaciones de estos problemas en la vida de las mujeres. Sin embargo, también los temas a tratar en los espacios noticiosos —sean prensa escrita o medios electrónicos— están condicionados por la línea editorial dictada por el o los propietarios del medio de información.

Así, aunque el avance femenino ha sido muy importante, aún falta para que la paridad de género llegue a los medios de comunicación.
*Periodista mexicana

|Portada

One Comment

  1. pury gaune
    08 Mar 2021 22:49:12 Responder

    gracias colega, por mostrarnos la realidad mexicana en lso meidos.

Deja un comentario