“Tras el estallido social hubo un remezón donde todas y todos sentimos un despertar”

26
May

Conversamos con Carla Santana Bustamante, una de las socias más jóvenes del Círculo de Periodistas, quien fue electa como concejala por la Comuna de San Miguel.

A los 36 años, Carla decidió dar un giro de 360° en su vida. Periodista de la Universidad de Santiago de Chile, casada y madre de dos niñas, llevaba una vida tranquila, con su rutina laboral y familiar, hasta el 18 de octubre del 2019. Tras el estallido social y todo lo que este hecho histórico desató, decidió tomar un rol más protagónico en la sociedad y en los cambios que ésta requería.

Hoy, electa concejala, siente su triunfo como “gratificante, expectante y con ganas de trabajar por la gente”.

Conversamos con Carla Santana Bustamante, una de las socias más jóvenes del Círculo de Periodistas, quien fue electa como concejala por la Comuna de San Miguel.

A los 36 años, Carla decidió dar un giro de 360° en su vida. Periodista de la Universidad de Santiago de Chile, casada y madre de dos niñas, llevaba una vida tranquila, con su rutina laboral y familiar, hasta el 18 de octubre del 2019. Tras el estallido social y todo lo que este hecho histórico desató, decidió tomar un rol más protagónico en la sociedad y en los cambios que ésta requería.

Hoy, electa concejala, siente su triunfo como “gratificante, expectante y con ganas de trabajar por la gente”.

Fueron varias las y los periodistas electos durante este proceso eleccionario. ¿Cuál crees que es el aporte que desde tu profesión puedes hacer?

Nuestro aporte es muy importante, con una mirada de género y objetiva que tenemos desde nuestra formación profesional. Por otro lado, en la fiscalización, las y los periodistas contamos con herramientas propias de la investigación periodística. También para poder sintetizar, expresar y desarrollar ideas y propuestas que las personas te van transmitiendo.

¿Por qué crees que las personas de la Comuna de San Miguel te escogieron?

Sucedió fuera de todo pronóstico. Nosotros considerábamos 500 votos como muy buenos, pero 1.678, que fue lo obtenido, nos sorprendió. De nuestra lista resultamos electos dos concejales, yo y un compañero, Andrés Dibán.

¿Por qué me escogieron? Mi campaña fue muy novedosa. Entregamos semillas junto a nuestros volantes. Además, creo que la gente quiere un recambio en la política. Yo no tengo trayectoria política; sí pertenezco a un partido político que es Convergencia Social. También me favoreció el hecho de vivir en esta comuna, soy vecina. A eso se suma que en estas elecciones votaron muchas más mujeres.

Hablo en colectivo porque fue un proyecto que hicimos con mi equipo, compuesto por tres personas; Washington que es periodista; Karina, profesora, y Rocío, terapeuta ocupacional.

¿Habías incursionado antes en algún ámbito activo de la política?

En la universidad no pertenecí ni a la federación ni al centro de estudiantes, en el colegio tampoco. Pero sí tengo una visión política desde niña. Mi papá fue profesor de historia y además estuvo detenido en el año 1985 por una protesta. Fue muy político, recuerdo que participaba activamente del Colegio de Profesores, eso siempre me llamó mucho la atención, y por ahí viene mi veta política.

¿Cómo surge la idea de esta candidatura? ¿Fue una propuesta o lo buscaste?

Tras el estallido social, hubo un remezón donde todas y todos sentimos un despertar. Fue entonces que me acerqué a la Asamblea Territorial y comencé a participar anónimamente. Se me ocurrió proyectar unos documentales en la plaza, entre ellos el  de los “Chicago Boys”, porque tiene que ver con todo lo que ocurría en ese momento en nuestro país.

Ahí conocí gente militante, quienes me invitaron a ser parte de este nuevo partido político que es Convergencia Social. Necesitaban firmas para legalizarse y yo dije, ¿por qué no? Siempre he tenido una postura política de izquierda solo que nunca antes me había afiliado a un partido. Y Convergencia Social me gustó, porque era un partido feminista y en formación. Fueron esas mismas compañeras las que me invitaron a ser candidata a concejala, porque les interesaba que sus candidaturas fueran gente común, sobre todo vecinos de las mismas comunas. Es un desafío muy grande.

Hacer una campaña para un proceso eleccionario es muy desgastante, con un costo personal, económico, profesional y familiar. ¿Cómo lograste lidiar con toda esa carga?

Fue muy complejo porque me costó mucho conciliar todo el quehacer, a pesar de que como periodista tengo un trabajo de medio tiempo. Aunque es muy compatible con una concejalía, para poder dedicarme 100% a mi comuna, dejaré esa labor en el Fondo de Cultura Económica. Así, tomaré este nuevo desafío con la seriedad que requiere

La campaña fue período de mucho estrés, muy difícil. Pero siempre con bastante apañe familiar. Es difícil relevar el tema de la maternidad. Tengo dos hijas, y estuve mucho tiempo fuera. Lo bueno es que tengo una crianza compartida y sentí el apoyo de mi esposo para poder salir adelante. Pero sé que para la gran mayoría de las mujeres es muy complicado porque tienen a cargo a sus hijos y todo lo que eso conlleva, que es una mochila inmensa.

Creo que los roles pueden ser perfectamente compartidos. Me acordé de Izkia Siches, cuando en una conferencia de prensa le preguntaron dónde había dejado a su bebé y ella respondió “con el padre”, y que “no se la había comido”, porque así debe ser. A un hombre jamás le preguntarían dónde dejó a su hijo. Es un ejemplo para nuestras hijas, que uno pueda estar en política y en ámbitos distintos al rol dentro del hogar.

En la política es muy difícil. Lo viví, fue muy desgastante y lo voy a seguir viviendo. Por eso tomé la decisión de dedicarme de pleno a la concejalía y a mi comuna, por esa confianza que pusieron en mí cada vecina y vecino con su voto.

En cuanto a lo económico, también hay una inversión de dinero, que yo trataba de no sobrepasar, pero igualmente uno siempre gasta más. Se suma que por pertenecer a un partido joven tampoco te entregan tanto apoyo monetario, es muy mínimo. Sí hay un aporte en cuanto a insumos, en fotografías, videos,  lo que igual se valora.

Haciendo campaña y escuchando a la gente. ¿Qué cosas te impactaron más? ¿Qué te gustaría cambiar en tu comuna?

Hay diversas realidades, sectores acomodados y otros más vulnerables. Diversas realidades que te llegan al corazón. Conocimos a Sara, quien tiene un hijo con trastorno de espectro autista, situación que tiene muchos impedimentos, por ejemplo,  conseguir un colegio. Eso se puede trabajar a nivel comunal para generar un cambio real y mejorar la calidad de vida de las personas.

Es importante que todos los lugares de San Miguel tengan la misma cantidad de áreas verdes. Una de las cosas que más me impactó es un sector donde se está construyendo las Torres de Ciudad del Niño y los vecinos no están de acuerdo. Eso hay que tratar de detenerlo, ver todos los resquicios para apoyar a la comunidad y quizás construir un parque. Hay otros proyectos que se pueden llevar adelante, como el Estadio La Montura.

Hoy fuiste electa concejala. ¿Tendremos a Carla Santana postulando en los próximos años por un espacio en el parlamento?

No aún. Tengo mucho que aprender, esto debe ser paso a paso. Por ahora, pensar en el presente y cumplir con la gran responsabilidad que me han dado antes de pensar tan en grande.

Deja un comentario